living-room

El pasado 29 de diciembre el Consejo de Ministros aprobó el Real Decreto 1070/2017 por el que se introducían, entre otras medidas, nuevas obligaciones de información para las plataformas digitales que intermedian en el arrendamiento de viviendas con fines turísticos en nuestro país con el objetivo de evitar el fraude fiscal. Hoy, la Asociación de la Economía Digital (Adigital) y Sharing España, colectivo que agrupa a las empresas de economía colaborativa y bajo demanda, responden a esta regulación que, consideran, pone en riesgo la actividad de estas plataformas. Consideran que es una norma desproporcionada y en contra del interés general.

Según Adigital y Sharing España, esta regulación impone multas millonarias (que pueden ir de los 80.000 euros a los 2,4 millones) por incumplir con una obligación de información a la que a las plataformas les resulta imposible ajustarse puesto que no disponen siquiera de la mayoría de los datos sobre sus usuarios solicitados por la administración tributaria. De hecho, obtener dicha información podría poner en juego la viabilidad de estas empresas, que ya suponen un 1,4% del PIB español.

Adigital y Sharing España consideran que se está aplicando un Decreto que se ha elaborado de forma apresurada y sin entender el modelo de negocio de las plataformas. Y advierten de que, la ausencia de diálogo y negociación con las plataformas sobre el tipo de información que, efectivamente, estas pueden recoger y ofrecer a la administración fiscal, les hace dudar sobre la verdadera finalidad recogida en el Decreto −la lucha contra el fraude fiscal− y les invita a pensar que, en realidad, es una regulación encubierta de la economía colaborativa.

“Las plataformas han ofrecido a Hacienda los datos que sean necesarios para prevenir el fraude fiscal de entre los que recogen de sus usuarios, como los datos económicos de las transacciones, la identificación del usuario o del inmueble, pero el resto de los datos solicitados por la administración fiscal simplemente no los tienen”, explica José Luis Zimmermann, director general de Adigital.

Adigital y Sharing Madrid recuerdan que esta regulación no solo afecta a los viajeros españoles que utilizan este tipo de plataformas dentro de nuestro país, sino que también afecta a los turistas extranjeros usan estas plataformas cuando visitan España. En este sentido, facilitar los datos de los 9 millones de viajeros extranjeros que visitan nuestro país no es solo un requisito insostenible, sino que difícilmente se justifica en base al objetivo primordial de controlar el fraude fiscal. Son, además, unos datos que el sector hotelero no está obligado a comunicar a Hacienda y en cuya regulación ya está trabajando el Ministerio de Interior.

“Tanto las plataformas como Adigital y Sharing España seguimos abiertos a colaborar con Hacienda, pero nos estamos encontrando con muchas dificultades. Ante la amenaza que estas dificultades suponen para la economía digital, hacemos un llamamiento a la CNMC para que intervenga interponiendo un recurso contra el Decreto de manera proactiva con el objetivo de proteger el interés general”, asegura Zimmermann.

Por otro lado, ambas organizaciones se han reunido también con la Comisión Europea para resaltar la gravedad del asunto y valorar la posibilidad de interponer una queja formal ante el organismo europeo, al considerar que el Decreto es contrario a la Directiva de Comercio Electrónico, a la Directiva de Normas y Reglamentaciones Técnicas y a la Directiva de Servicios. Además, aseguran, continuarán con sus conversaciones con las embajadas de diferentes países, especialmente aquellas de los que España recibe más viajeros, con el fin de comprender en qué medida este Decreto cumple o no con las regulaciones vigentes en materia de protección de datos.

La adopción de esta regulación supone una desventaja competitiva en el Mercado Europeo en comparación con normativas equivalentes como la francesa, que fue aprobada en 2016 y entra en vigor en 2019. Además, los datos que pide la norma francesa son muy inferiores a los de la española, pese a su idéntica finalidad.