Desde Adigital y Sharing España rechazamos la prohibición que, a partir de este mes de julio, entrará en vigor en Palma de Mallorca, mediante la cual todos los propietarios de viviendas plurifamiliares no podrán alquilarlas a turistas.

El Ayuntamiento de Palma ha puesto en marcha una medida única e inaudita en España, que condena a la marginalidad a una actividad económica. Medida que, desde Adigital y Sharing España, consideramos desproporcionada e injustificada.

Entendemos que la solución a la compleja problemática que experimenta un territorio como Palma de Mallorca no se soluciona mediante prohibiciones. Prohibiciones que, además, corren el riesgo de abocar a la economía sumergida a cientos de familias que obtienen ingresos adicionales alquilando sus propiedades a otras familias.

Está demostrado que este tipo de decisiones políticas extremas están abocadas al fracaso: en Berlín, única ciudad europea que adoptó una medida similar a la del Ayuntamiento de Palma, el Tribunal Administrativo Superior de Berlín-Brandemburgo dictaminó, el pasado 6 de abril de 2017, que dicha medida era inconstitucional.

Por eso, desde Adigital y Sharing España advertimos de que la solución a los problemas que el alquiler vacacional pudiera ocasionar en la capital Balear debería hallarse contando con los diversos representantes del sector. Desde aquí, hacemos un llamamiento a la cordura institucional para hallar de forma conjunta soluciones que aseguren un turismo responsable y sostenible en las islas.